Friday, January 2, 2015

Carta a los Reyes Magos

Queridos reyes magos:

En esta brillante noche que a mis ojos logra inquietar, por un instante me atrevo a bajo la luz de mi madre divagar. En esta tierra de gracia caída en desgracia, con su hermoso manto de hielo teñido de rojo, solo basta una oportunidad de helada plenitud para acoger mi mente frágil y alejarla de la desesperación. Por eso ahora me acerco a ustedes como lo hizo el cielo, cuando en mi ventana se asoma la más majestuosa de las noches estrelladas, completamente ajena al dolor humano que no me permite dormir. Y entre un silencio vestido de negro me aventuro a soñar, a anhelar la bienaventuranza de un cielo que mi nacimiento me ha obligado a olvidar. Solo esta noche en medio de la oscuridad, y bajo una tranquilidad frágil que no me atrevo a recalcar, como un niño me expongo hacia ustedes, buscando entre las estrellas a aquella que es su consentida.

En esta tierra de eterno invierno la vida se antoja especial, un tanto más aciaga que lo ordinario pero ventajosa de verdad. Las espesas capas de nieve fueron siempre mi manto y mi hogar, y de una virtud inherente me jacto en la actualidad al sobrevivir mi cuna espigada. De mi padre adquirí el carácter y mi misión, esa fortuna innegable de desde pequeño conocer la razón de mi andar, y orgulloso de siempre me he atrevido a ser, porque en concordancia absoluta con mi tierra me presenté. Pero es innegable el dolor de mi alma, cuando reconozco el valor del reino y su seguridad, y reconozco que arma de mi ejército soy y mi único objetivo es desfallecer, una y otra vez ante la inclemencia de las guerras de mi corazón. 

Mi misión es honorable en los resultados, cuando en tiempos de paz observo las sonrisas de la población tranquila, y ellos me aclaman con dulzura, me llaman su héroe y su salvación, pero jamás negaré el dolor de sus sonrisas, cuando ellas han sido nacidas de la muerte ajena, de todos esos mares carmesí que tiñen la nieve sin gusto, sin esperarlo. 

Dicen que alguna vez ustedes fueron el respiro del cielo, una mirada cálida al milagro del nacimiento. Cuando la familia sagrada se encontraba sumida en la miseria, se presentaron ustedes llamados por las estrellas jocosas. En todo lo que he vivido y visto dejar de vivir, entre lo que se encuentra esta alma de la que me atrevo a presumir, no puedo evitar sonreír con ironía al hacer esta petición, petición por un alma plena que sonría de manera genuina cuando aquellos que me agradecen me dedican la suya. 

No me atrevo nunca a negar mi naturaleza, a presentarme ingrato al esfuerzo de aquellos que me vieron nacer, sin embargo en esta noche tranquila, me atrevo a una sola vez ser egoísta, y añorar el sueño de la vida ajena, de todos aquellos que destinados se encuentran a sufrir mi desgracia. Sueño porque mi tierra se haga plena y su blanco se mantenga impoluto, y los aires se llenen de las risas de niños pequeños. Sueño por una vida que pueda ser mía, y disfrute de los miles de gozos y la tierra sin dejar de lado mi nacimiento. Y si todo aquello falla una y otra vez, solo quisiera atreverme a pedir la esperanza para escribir otra vez, una y otra vez.

Y en medio de mis risas calladas me atrevo a concluir mi carta, sellada con el silencio y dedicada a la noche estrellada. Y espero que el viento les permita alcanzarla, y si no, en otra noche de calma construiré un mejor aeroplano.

6 comments:

  1. Hola! La carta es muy bella, triste por el trasfondo de guerra y desolación, pero bonita y diferente. El lirismo baña las frases, si tuviera que ponerle una pega es que en algunos puntos me ha costado un poco seguirla por estas vueltas del lenguaje. Aunque por supuesto es debido a mi escasa experiencia en lecturas de este tipo. Buen trabajo y un beso

    ReplyDelete
  2. ¡Poesía en prosa! Me encanta.

    ReplyDelete
  3. Sin comentarios, me parece poesía
    Saludos desde Colombia

    ReplyDelete
  4. Igual que te ha dicho hada fitipaldi yo tampoco estoy acostumbrada a este tipo de escritos y también me ha costado un poco seguirla.
    Me parece una carta triste pero muy original.
    Saludos :)

    ReplyDelete
  5. Hola, felicidades. La carta me parece triste pero bonita aunque no se nada de poesía. Te mandó un abrazo.

    ReplyDelete
  6. ¡Que buena carta! ¡Muy poética, muy singular y muy sentida! Me gustó mucho.

    ReplyDelete